Algunas conclusiones sobre el caso Fernando Paz (I/III)

mm

Lo ocurrido con Fernando Paz y su candidatura “express” por Albacete por VOX ha resonado hasta en los más recónditos resquicios del panorama político español por múltiples razones. Tras el bullicio correspondiente, y dada su importancia, era preciso un análisis en profundidad del caso. Aquí lo ofrecemos en primicia, en tres partes, de la mano de Jose J. García L. No se lo pierdan y consérvenlo.

De todo este suceso sólo tengo un conocimiento desde fuera, propio del espectador que asiste,  desde el exterior y a la distancia de mero espectador, a lo que ha ocurrido, por tanto desconozco otros entresijos que, de existir,  pudieran concurrir en este asunto y que sólo conocerían, llegado el caso, los dirigentes de VOX y quizás también el propio Fernando Paz. No soy de VOX ni tengo el gusto de conocer a Fernando Paz aunque sí es una persona por la que siento simpatía, y como otros españoles tengo algunas esperanzas puestas en VOX, sólo algunas.

Si tuviéramos que enumerar los actos miserables que se han cometido en España en los últimos 40 años, no terminaríamos, éste que han perpetrado sobre Fernando Paz es uno de ellos. No es de los mayores, ni muchísimo menos, pero es uno de ellos.

De los medios audiovisuales creo que sólo Javier Esparza en Intereconomía, ha salido en su defensa, en una entrevista concedida al efecto.  Antes de esta entrevista,  Javier Esparza me caía bien pero lo tenía calificado, en un error mío de apreciación,  como un presentador sin tampoco unas grandes cualidades (para mí de Intereconomía el mejor es Xavier Horcajo), sin embargo al ver esta entrevista he comprobado que yo estaba tremendamente equivocado y que Javier Esparza ha demostrado ser no sólo una gran persona, sino también con un gran sentido ético de la Justicia como valor y como  ideal,  y un extraordinario profesional del periodismo de verdad y con mayúscula, y no un comisario político como son la mayoría.

También se aprecia en esta entrevista, en los ojos de Fernando Paz, el sufrimiento que todo este incidente le ha hecho padecer. Que tome nota él y que tomen nota también los que decidan militar en la defensa de España y de los Valores de la Cristiandad,  porque esto es lo que nos espera a todos (esto no, más exactamente,  de aquí para arriba, porque esto es lo menos que nos puede pasar), y esto no es nada para lo que han sufrido y todavía sufren los que de verdad tuvieron el valor de oponerse a todo este tinglado del holocausto (Fernando Paz no lo ha hecho porque él asume las tesis oficiales, quizás por eso se haya escapado de acabar en la cárcel) y les arruinaron sus vidas sin ningún escrúpulo, y porque esto es lo que les espera a los que en mayor o menor medida dedican su vida al “Servicio de España”: el linchamiento, la persecución, y la calumnia.

La renuncia de Fernando Paz y la aceptación de tal renuncia por VOX, a mí personalmente, me ha supuesto una decepción,  y me gustaría hacer, en relación con este asunto, algunas consideraciones que creo son de interés.

1.-  Lo primero,  a modo de punto de partida, es que antes que nada tenemos que tener muy presente y no olvidar, para no caer en el engaño, que el holocausto es, para la propaganda roja y antiespañola (valga la redundancia) un mero pretexto para manipular demagógicamente a la gente, los judíos como personas les importan un bledo y de hecho la izquierda tiene un sesgo antisemita que saca según le va conviniendo en cada momento, el holocausto únicamente les interesada como icono o como arma arrojadiza en su lucha “antifascista”, como cuando la URSS financiaba los grupos izquierdistas antinucleares para debilitar a Occidente con el pretexto del ecologismo y el Medio ambiente para engañar a los incautos,  y luego ellos no se aplicaban este discurso y dieron lugar al accidente de Chernobyl que puso de manifiesto lo poco o nada que a la Unión Soviética le importaba el Medio ambiente,  o como cuando hablan hipócritamente de la violencia, y resulta que son ellos los más violentos y los que usan la violencia profusamente, como hemos tenido ocasión de comprobar en el acto de VOX de este pasado sábado 30 de marzo en Barcelona,  donde una vez más la ultraizquierda ha acudido a un acto de Vox para agredir a sus simpatizantes, y han descalabrado a pedradas a varias mujeres. Ellos acusan de violencia, pero los verdaderos violentos son ellos, aprovechando la impunidad que les otorgan las autoridades gubernativas, los medios de comunicación en mano de los enemigos de España, la Fiscalía del odio,  los jueces “para la democracia”(?) –léase para el socialismo-,  y la policía rojas.

Este tema es, además, un negocio,  bastante sucio por cierto, como ha tenido la honestidad y el valor de denunciar y poner de manifiesto el profesor judío, descendiente de supervivientes de Auschwitz,  Norman G. Finkelstein (EEUU, 1953),  en su libro “La industria del Holocausto”  (Editorial Siglo XXI, Madrid, 2002,  Editorial Akal 2014).

Hiroshima

2.-  Sentado lo anterior, decir en segundo lugar  que mientras las televisiones centran el debate en este tema del holocausto, que pasó en 1945 y lejos de nuestras fronteras (que sólo por efecto dilatador y manipulador de la propaganda en este país parece que nos va la vida en ello y para ser candidato a unas elecciones en 2019 hay que comulgar con esto y con la homosexualidad cuando a nosotros, -a la mayoría-, ni nos va ni nos viene ni una cosa ni la otra, la homosexualidad porque por muchos maricones que haya, -que hay un rato-,  la mayoría no somos maricones, y por muy terrible que sea el holocausto los problemas de España son otros, y es una cosa del pasado que pasó muy lejos de España como pasaron otros muchos holocaustos sobre los que no nos rasgamos las vestiduras,  como las 2 bombas atómicas sobre las ciudades japonesas con mayor presencia cristiana como eran Hiroshima y Nagasaki (que es un holocausto que permanece a día de hoy porque sus consecuencias,  las malformaciones, los cánceres etc. se siguen repitiendo a día de hoy en quienes lo sufrieron, y en los descendientes de aquellas victimas que varias generaciones después nacen ahora todavía con las consecuencias de aquello). El holocausto armenio, el kurdo, el de los cristianos mejicanos asesinados a miles en la guerra cristera que en España ni se ha oído hablar, el sufrido por los cristianos españoles durante la guerra civil donde ser cristiano era delito y te mataban si al registrarte te encontraban encima o en tu casa un objeto religioso, aunque fuera una simple estampita de la Virgen escondida debajo del colchón,  o si te reconocían como que tú eras uno de los que iban a misa antes de que quemaran las iglesias. Que de este holocausto no se hacen películas,  como no sea “Libertarias” para hacer mofa y escarnio del dolor de los cristianos y de la santidad de la Religión,  pero que fue este holocausto en España un holocausto tremendo tanto por su crueldad, como por su magnitud ahora silenciado por la Ley de “Desmemoria, Falsificación y Manipulación Históricas” que se dedica a arrancar de las fachadas de las iglesias las lápidas y las cruces de los caídos, para no dejar vestigio de aquel exterminio, (resulta una obviedad que no es cabal hablar de “memoria” sino de todo lo contrario, de “desmemoria” u ocultación, porque arrancar Cruces de los caídos, quitar calles, destruir monumentos, etc no es preservar la memoria, la verdadera memoria, sino es todo lo contrario, no dejar vestigio alguno de dicha memoria, lo que ocurre es que los rojos son maestros de la mentira y la manipulación, y le cambian el nombre a las cosas, como cuando levantaron un muro en la Alemania oriental para que la gente no pudiera huir de aquel Estado policiaco y a ese país le llamaron República “Democrática” Alemana).  El holocausto de la población civil alemana y no alemana víctima de los bombardeos terroristas aliados con bombas de fósforo como los sufridos en Dresde o en Hamburgo y en cientos de ciudades más.  El holocausto de los cosacos del Volga, el de las minorías alemanas en Polonia, el de los alemanes de los Sudetes, el de los alemanes de Prusia oriental, de Checoeslovaquia,  expulsados de sus casas y de sus tierras y asesinados a miles después de la guerra, y que conforme al Juicio de Nuremberg que hipócritamente tenía lugar mientras todo estas “transferencias de población”  se cometían por estas mismas autoridades erigidas en juzgadores, y que conforme a su propia jurisprudencia eran también deportaciones en masa y delito de genocidio. Nos lamentamos ahora del apoyo que con todo descaro Bélgica, Holanda, Alemania, Dinamarca y Francia están dando a Puigdemont  y a los separatistas catalanes, pero nos olvidamos que los nacionales de estos países que eran simpatizantes de la unidad de España fueron asesinados por cientos de miles a partir de 1944 y sobre todo una vez terminada la guerra, como el gran amigo de España el poeta francés Robert Brasillach y tantísimos otros, en un holocausto del que tampoco se hacen películas. La gran masa de amigos de España de estos países que ahora apoyan a Puigdemont, fueron asesinados en una persecución como la de Fernando Paz pero a lo bestia y de proporciones industriales.  El holocausto ucraniano cometido también por Stalin sobre 5 millones de ucranianos dejados deliberadamente morir de hambre, o los propios 9 millones de prisioneros alemanes asesinados terminada la guerra en los campos de concentración aliados (sin contar los de Rusia) de la pradera del Rhin, dejados morir por Eisenhower de sed -con el río a menos de 700 metros que ya hay que ser canalla-, de frío, de hambre, de enfermedades fácilmente tratables si se hubieran tratado y un larguísimo etcétera que cuenta el historiador canadiense, -es decir imparcial y nada sospechoso de alemán en cuanto de un país aliado que combatió contra Alemania-,  James Bacque en su libro “Other Losses” Otras Pérdidas”, hay edición en español por la editorial Akal).  Decía antes de este largo paréntesis que mientras hablamos de este tema que pasó hace casi 80 años y que no nos afecta como país, -del mismo modo que no nos afecta como país el holocausto armenio o el de los Cosacos del Volga-, no hablamos de los problemas que afectan a España y a los españoles, que no son,  por mucho que quiera la propaganda roja estar siempre enredando,  ni el holocausto judío ni la homosexualidad porque ni en España hay holocausto judío sino que esto es una cuestión histórica que pasó hace más de 70 años como pasaron tantas y tantas cosas para unos y para otros, o como la caída de Troya cuya población después de un terrible asedio que duró diez años, también fue horrendamente exterminada, y no nos vamos a rasgar a estas alturas –de ocurrir realmente ocurrió 1100 años antes de Cristo-, las vestiduras por ello, ni creo que debamos impedirle a un español que nada tiene que ver ni con la Guerra de Troya ni con el holocausto  ser candidato a las elecciones generales de 2019 sólo porque pudiera tener dudas si realmente el relato de Homero ocurrió realmente o fue, como sostienen no pocos historiadores, un pupurrí de asedios de la época. Porque la propaganda de las televisiones nos maneja como quiere y nos lleva a absurdos como este: una cuestión que nada tiene que ver con los problemas que preocupan a los españoles se convierte en requisito “sine qua non” para que una persona pueda ser candidato,  y allí van todos los tontos, que en España son mayoría absoluta, a tirarse de cabeza como si les fuera la vida en ello,  allí donde ordenan los medios de comunicación. Y esto lo deciden hipócritamente unas televisiones que representan ideológicamente a los que cometieron y cometen todos los demás holocaustos (incluso en el holocausto judío tienen su parte de responsabilidad), y que en la actualidad  promueven el holocausto actual que está ocurriendo en España en este preciso momento y del que no se habla de 140.000 abortos anuales y a ellas (estas televisiones), y a sus candidatos afines,  nadie las llama asesinos. Y mientras se habla de este tema se silencian los holocaustos que se están produciendo no hace 3000 años (como el de Troya),  ni 80 años (como el judío) sino en este preciso momento, que por lo visto no cuentan nada según el efecto de ilusionista de las televisiones y su propaganda antiespañola que te pone una mano (una noticia) delante para que fijes tu atención en ella mientras que con la otra hacen el truco,  como este mencionado holocausto de niños asesinados “legalmente” en las clínicas abortivas impunemente en España, como el exterminio de cristianos en la Guerra de Siria degollados en fila y en masa en las plazas a la vista de todos (que parece ser que al Papa esto no le hace llorar como sí las concertinas de la valla de Melilla), o como esas pobres personas que están detenidas en Venezuela que orinan sangre en una botella de plástico como único orinal a consecuencia de estar reventados de las palizas que les dan,  o que las tienen sentados en el suelo con las manos atrás esposadas en una posición muy incómoda sufriendo calambres horribles y tremendos dolores  por estar en esta posición tan forzada días y días, y que no son obstáculo para que los candidatos de Podemos, que apoyan abiertamente al régimen de Venezuela, puedan presentarse a las elecciones sin ninguna campaña de linchamiento como la que ha sufrido Fernando Paz. Todo lo cual evidencia dos cosas: cómo manipulan las televisiones y los poderes que están detrás de estas televisiones, y cómo la población con su nula formación (si tuvieran un mínimo de conocimientos no se dejarían manipular porque sólo los tontos caen en la jugada) se deja manipular y la dirigen por donde quieren estos medios y estos poderes. A la vista de todo lo cual podemos entender por qué el populacho prefirió a Barrabás en lugar de a Jesucristo.

3.- En tercer lugar  este debate no sólo nos es ajeno como españoles  sino que además nace viciado, en un puro fraude porque este “debate” parte del hecho objetivo que negar el holocausto en España es delito por el que te meten en la cárcel sin piedad (art. 510 CP), porque con esto no hay contemplaciones (tu puedes ser carterista en el metro, y estar robando impunemente mañana, tarde y noche,  un día sí y el otro también,  que no hay problema, o tu puedes aprovechar que una pobre anciana, que vive sola, sale a la calle a hacer la compra,  para en ese rato que deja su casa sola, reventarle la puerta de su piso y quedarte dentro, y la mujer queda en la calle y tu te quedas dentro a vivir por la cara o se la realquilas a otro que en España las leyes garantizan la impunidad para este tipo de delitos sin importarle dónde va a pasar la noche esa mujer propietaria de su piso y dónde va a vivir durante los dos años que dure el proceso,  porque la Ley en España ampara al delito y al delincuente cuando se trata de esta clase de delitos, ahora bien como hagas un comentario del holocausto vas a la cárcel de cabeza, bonita es la Fiscalía del odio y los medios de comunicación del sistema que de momento orquestan un linchamiento mediático). Es decir, el holocausto es en España, porque así lo han decidido los legisladores de todo el arco parlamentario,  un DOGMA de obligado pensamiento sobre el que no se puede disentir o expresar dudas o una opinión contraria, porque aquí no hay libertad de expresión, religiosa,  o ideológica que valga, quien lo haga comete un delito que está penado con 4 años de cárcel es decir más que muchos delitos violentos, con lo cual decimos que es un fraude porque el debate no admite debate porque está cerrado “iure et de iure” porque quien pudiera ser eso que llaman “negacionista” o “revisionista” no puede argumentar su postura, porque su postura, al margen de ningún argumento ni de ninguna prueba, que no se admite (que se rechaza de plano con infracción del art. 24, 1º Constitución Española que dice que en ningún caso se puede sufrir indefensión, y aquí habría un caso clarísimo de indefensión si no se admite prueba en contrario), es directamente tipificada como delito. Es la reacción del sistema, (y del negocio que hay montado alrededor de este tema y que puede peligrar),  frente a las irregularidades del juicio de Nuremberg, a los estudios de fotografías aéreas, de los datos demográficos oficiales,  de testigos que no son tales o que resulta evidente que han mentido, de fotos trucadas, y sobre todo de estudios científicos como los Informes Leuther primero  y Rudolf después, y ante la falta de argumentos que oponer (o por las razones que sea si es que son otras), se opone la fuerza del Código Penal, como en tiempos de Galileo.  No olvidemos que esto, como ha denunciado el profesor judío Norman G. Finkelstein (“La Industria del Holocausto”), es un negocio, y no van a venir ahora unos, con sus objeciones,  a estropear el negocio.

¿Y entonces, las Libertades públicas?, las libertades públicas en este tema se excepcionan, no hay libertades públicas que valgan, hay campañas de linchamiento y cárcel, -mucha cárcel-, y luego dicen que en España no hay presos políticos (no los hay mientras mantengan la boca cerrada).

¿Qué democracia y qué libertad es esta en la que vivimos que se puede negar a Dios e incluso blasfemar sin ninguna consecuencia  pero que no se puede expresar ninguna disensión respecto de este Dogma oficial, que como una religión oficial de obligado pensamiento se impone coercitiva e imperativamente? La respuesta es que en este tema no hay democracia que valga ni libertad de creencias.

Esto tendría algún sentido si desde la otra parte se hiciera lo mismo, pero no desde la otra parte lo que se hace es crear una y otra vez producciones cinematográficas para provocar odio en el espectador que las vea. No puedo comentar nada sobre su “rigor” histórico porque cualquier comentario al respecto sería delito en España. Es decir el cotarro montado funciona de la siguiente manera:  se producen sin cesar películas etc. cuya finalidad es generar odio y politizar a la población en el “antifascismo”, y eso es libertad de expresión, pero se prohíbe toda respuesta frente a esta producción a niveles industriales de propaganda antialemana, porque toda respuesta se prohíbe de plano al considerarla hipócritamente como delito “de odio”, cuando el odio lo propugnan y lo generan quienes producen tales películas y acusan hipócritamente de odio a los que pudieran defenderse frente a ese odio argumentando de contrario. Si uno acude al art. 510 CP y va leyendo su tenor, todo él se comete a diario con total impunidad sobre los “fascistas”, basta sustituir la palabra “judío” por “fascista”, para dar idea lo que significa este artículo como instrumento de persecución, de “racismo”, y de odio. Hasta este extremo de injusticia, de antijuridicidad, de cara dura y de abuso hemos llegado en España. No perdamos de vista que esto está montado por  la corriente ideológica que al Estado policiaco de la Alemania Oriental con muros de 4 metros, fosos,  alambradas  y campos de minas para que la gente no pudiera huir de allí, le pusieron el nombre de República Democrática Alemana,  con toda la jeta, dentro del llamado “paraíso comunista”, con más jeta todavía, si cabe, así que el que se sorprenda es porque todavía no se ha enterado de cómo se las gasta esta gente.

Es como si en un partido de futbol la UEFA decidiera respecto de uno de los dos equipos que si mete un gol, incluso si tira a puerta aunque no marque, eso es un delito y van todos a la cárcel, incluido el portero aunque allá a lo lejos en su portería no haya intervenido en la jugada.  De este modo es imposible marcar un gol, porque vas a la cárcel, ¿qué reglas de juego son esas que maniatan a uno de los dos equipos?, ¿qué forma de jugar un partido de futbol sería esa y qué valor tendría la victoria del otro equipo?. Se imagina nadie un juicio en el que las reglas de juego son que la defensa no tiene derecho a defenderse y a refutar las acusaciones, de tal modo que si habla y se defiende comete delito por ello. Esto es lo que tenemos en España.

Al referirse a esta regulación penal introducida por Gallardón como Ministro de Justicia en la reforma del Código Penal de 2015, la Profesora de Derecho Penal de la Universidad de Zaragoza, Dñª Carmen Alastuey Dobón, en su trabajo “Discurso del odio y negacionismo en la reforma del Código penal de 2015”, publicado en la Revista de Ciencia Penal y Criminología 18-14 2016, (ISSN 1695-0194) dentro del Grupo de Estudios Penales dirigido por el catedrático de Derecho penal de dicha Universidad D. Miguel Boldova Pasamar, decía lo siguiente:

Esta regulación, que ha sido calificada ya con toda la razón de «auténtico engendro penal» (profesores Teruel Lozano y Portilla Contreras), resulta sencillamente incomprensible si se examina a la luz de la interpretación doctrinal de los preceptos derogados, de las propuestas de lege ferenda formuladas desde la crítica de los citados preceptos, así como de los criterios jurisprudenciales que comenzaban a asentarse al respecto. Y es que el legislador de 2015, prescindiendo por completo de estas consideraciones, al abordar la reforma de los delitos relativos al discurso del odio y al negacionismo ha ido en la dirección radicalmente opuesta a la que se venía demandando. Llama la atención, en particular, que se haya «resucitado» la figura de negación del genocidio, pese a haber sido declarada inconstitucional en la STC n.º 235/2007.

(Muchos hablan del famoso “voto útil” del PP, pero la pregunta es: ¿voto útil, para quién?, parece evidente para quién es útil el voto al PP).

Es decir que la legislación en este tema es un auténtico “engendro penal” que va en la dirección radicalmente opuesta a la que se venía demandado por los penalistas, y además es contraria a la Jurisprudencia del Tribunal Constitucional, pero eso no importa, porque “la pela es la pela”, y legalidad se excepciona al antojo de toda esta gente que tiene el poder de redactar las leyes a su antojo, y ahí están los medios de desinformación para no decir nada al respecto como no sea para aplaudir. Gallardón lo mismo consigue un indulto del Gobierno para un conductor suicida cliente del despacho de abogados de su hijo, que satisface otros intereses colando en el Código penal un auténtico engendro.

¿Dónde está aquí el respeto a la Ley, o dónde está la Fiscalía como garantía de legalidad frente a la iniquidad y la injusticia (art. 124 CE)?.

¿Dónde están aquí la Democracia, la libertad de cátedra (que si hablas como profesor vas a la calle mientras toda esa tribu de Podemos tiene tomada la universidad y hacen allí lo que quieren, porque estos profesores de la Universidad de Zaragoza, cuya honestidad les honra pueden hablar de la aberración jurídica que tal tipificación penal supone, pero no pueden negar el holocausto porque van a la cárcel y pierden su empleo, para qué hablar los Historiadores que no reparan en las leyes sino que lo que quieren es ir a los hechos y sumergirse en los mismos), la libertad de investigación para buscar la verdad y adherirte a ella sin temer a que te metan en la cárcel como a Galileo, como han metido a muchos en España y fuera de España, la libertad de expresión, la libertad de pensamiento e ideológica, a expresar y difundir ideas y pensamientos, dónde está la famosa tolerancia tan esgrimida para tantas cosas por la propaganda roja.

¿Dónde está el pluralismo político como Valor Superior de la Constitución Española?, ¿dónde? En ningún sitio,  ¿o es que cuando se arrancan los nombres de las calles porque sólo puede haber calles dedicadas a enemigos de España el pluralismo político brilla por algún sitio?.

¿Por qué Fernando Paz tiene que dar explicaciones si ha ido a un local de Falange a dar una conferencia?,    ¿es que los que van a los locales del PSOE, del PP o de Podemos tienen que dar explicaciones?

Dónde está la democracia y el respeto por la libertad ideológica.

¿No parece ya,  esta doble rasa de medir un abuso en sí misma?.

Resulta evidente que los rojos carecen de ningún talante democrático, son la intolerancia y el cinismo personificados. Que esto es otra cosa que, en este proceso de aculturización y de aceptar como válidas las propagandas del enemigo,  hemos olvidado: los partidos del Frente Popular en la España nacida del 18 de julio no eran ilegales por falta de democracia del Régimen de Franco, sino por todo lo contrario: para defender de verdad la democracia era preciso poner a salvo a la sociedad española del talante profundamente antidemocrático de tales partidos, y del efecto lesivo, disgregador y nefasto de los partidos políticos. En 1976 a la mayoría se les olvidó esta obviedad, hoy tras 40 años sufriendo el efecto negativo de los partidos, cuando ya no tiene remedio,  salta a la vista  que los partidos no estaban prohibidos por falta de democracia sino para salvar a la sociedad de sus perniciosos efectos que venimos sufriendo ahora los españoles, entre ellos el sustituir la verdadera Democracia como gobierno del Pueblo, por la partitocracia (el gobierno de los partidos, donde el Pueblo no cuenta para nada). Todo esto que está pasando en Cataluña, con una parte de su población que en dos siglos ha pasado de defender a España frente a la invasión francesa en los Sitios de Gerona o de Zaragoza, a formar parte de los enemigos de España. Esto que pasa en Cataluña, es un proceso de lavado de cerebro y de aculturización victimas del efecto de 60 años de monopolio de propaganda anti-española. Esta gente ha olvidado, -se le ha hecho olvidar interesadamente por los enemigos de España-,  lo que fue el Estat Catalá, y cómo al ser Barcelona liberada por el Ejército libertador al General Yagüe las mujeres se le acercaban en plena calle para besarle las manos de agradecimiento, que por fin hubiera venido a liberarlas de la canalla roja y separatista (valga la redundancia).

Además, esta situación de estar prohibido hablar sólo ocurre con este holocausto, sobre el resto de todos los demás holocaustos existe barra libre para negar o incluso para hacer apología de ello, como hace la izquierda con la quema de iglesias y el holocausto de cristianos en 1936  (“arderéis como en el 36” dicen con toda impunidad, y la Fiscalía del odio no se molesta ni en alzar por un instante la vista por encima de las gafas, mucho menos para abrir diligencias), o  recordemos el caso de cómo en la Jornada Mundial de la Juventud JMJ de Madrid en 2011, gobernando Zapatero, se organizaron en las calles de Madrid concentraciones de fanáticos anticristianos para cazar e insultar a los peregrinos algunos de los cuales (muchos de los cuales) sufrieron agresiones ante la pasividad de la policía, y resultaron heridas que precisaron puntos de sutura y asistencia sanitaria en una vulneración de libro de la libertad religiosa, que ha quedado totalmente impune y silenciada,  porque la primera que lo ha silenciado y ha pasado página es la propia Iglesia farisea y cobarde que hoy tenemos. Que yo sepa Zapatero no ha sido procesado todavía por delitos de Lesa Humanidad de genocidio o por persecución religiosa, ni los candidatos del PSOE tienen ningún problema para presentarse a las elecciones no obstante ser el partido que toleró tales escarnios estando en el gobierno, que provocó la guerra civil de 1936 (y antes la Revolución de Asturias de 1934), el que junto con otros perpetró el holocausto de cristianos en la zona controlada por el Frente popular, el que robó las reservas de oro de España (incluidas las monedas de los museos) para entregárselas a Stalin sin importarle en qué situación quedaban los españoles, y también por los sucesos de la Jornadas del JMJ de Madrid 2011.

Por tanto esa maxi amplificación desenfocada del tema, en una cuestión que como país no nos afecta porque no nos hemos visto implicados en ello, ya pone de manifiesto el enorme poder de la manipulación, y lo vulnerable que es la población a esta manipulación porque durante 60 años no se lleva haciendo nada para contrarrestar el discurso hipócrita de los enemigos de España.  Y frente a esta gran manipulación que han hecho los medios,  la solución no es plegarse a esa manipulación sino denunciarla y combatirla, (dentro de los límites de la legalidad a pesar de que la legalidad no es tal porque es pura tiranía),  y sobre todo aleccionar a la población para que no sea víctima ignorante de ella, de ahí el error de no haber combatido el marxismo cultural y la importancia de hacerlo. ¿Es que nadie puede creer que por ejemplo en EEUU o en Israel dimitiría un candidato porque tenga sus dudas sobre el genocidio Armenio, o porque tuviera dudas del genocidio kurdo, o por otro genocidio que a ellos ni les va ni les viene?.  Aquí en España, que a tontos (y a miserables) no nos gana nadie, vamos y un tema que no es nuestro lo hacemos nuestro por efecto psicológico de la manipulación de la propaganda y además hasta el extremo de elevarlo a requisito necesario e imprescindible para poder ser candidato a unas elecciones generales y obligar al candidato señalado como “hereje del pensamiento único” a dimitir si no comulga al 100% con lo que dice la SEXTA y es.Radio, que en este punto coinciden plenamente. Los que manejan los hilos se tienen que estar partiendo de risa de la panda de tontos que hay en España, porque hay una pequeña minoría que mueve el cotarro, otra minoría todavía más pequeña que ve la jugada y la denuncia, y luego una masa enorme de bobos, víctimas de la infiltración mental de la propaganda y de la guerra psicológica (valga la redundancia),  que bailan al son de la música que les tocan, si les pilla vivir en los años 50 van a las concentraciones marianas con un pañuelo en la cabeza,  en señal de recogimiento, a rezar el rosario en la explanada del Monasterio de Guadalupe,  y esos mismos si les toca vivir ahora van en tanga a lo del orgullo gay, según les toquen ellos bailan, sin criterio, como lo que son, unos borregos que como Vicente van a dónde va la gente.

4.- En cuarto lugar  este suceso ha servido para ver retratados en una foto fija y nítida a los 4 protagonistas de todo este incidente:

  1. se ha retratado VOX,
  2. se ha retratado Fernando Paz,
  3. se han retratado los medios de comunicación (de desinformación),
  4. y se ha retratado la sociedad española y en concreto el potencial electorado o votante de VOX.

– VOX se ha retratado como partido, -él, y sus dirigentes-, y ha demostrado, con su bajada de pantalones, que aparentemente no, pero si se le aprieta un poco huele a PP por las 2 axilas,  y no parece que sea, al menos en profundidad o respecto de algunas cuestiones,  el partido tan valiente que pretende vender sino que ha cedido a la primera embestida de la propaganda enemiga. Lo que depara en el futuro no lo sabemos pero de momento lo que demuestra es que su patriotismo es un patriotismo de casino de clase acomodada y de fachada, como ya denunciara José Antonio (Primo de Rivera, añado los apellidos para quien sólo el nombre le pueda sonar a protagonista de Operación triunfo, dado el “nivel” de las nuevas generaciones de españoles),  el propio de un partido conservador y de derechas,  mucho hacer el brindis de los Tercios de Flandes en un bar, mucho cantar el Novio de la Muerte  en el acto de Vista Alegre (ya me desagradó cuando me enteré entonces, porque este himno es para cantarlo en la posición de Tifaruin de agosto de 1923 mientras administras los 8 ó 9 últimos cartuchos que te quedan y te vas planteando, para cuando los gastes,  qué será mejor si combatir con la bayoneta o con la pala de trinchera, no para cantarlo en Semana Santa o en un acto en Vista Alegre, cuando sin embargo luego arrancan los alcaldes rojos la estatua de Millán Astray de las plazas y nadie mueve un dedo y los de la semana santa ni aparecen porque una cosa es ser majorettes  y hacer molinillos con el cetme y otra ser legionario de verdad, ya me desagradó entonces, decía, y más me desagrada ahora viendo cómo han actuado con Fernando Paz),  y mucho sacar pecho, pero el movimiento se demuestra andando, y obras son amores y no buenas razones,  y lo que han demostrado es que están mucho más cerca de los cobardes del PP que ellos critican (de los cobardes y de la falta de doctrina, porque salvo en Abascal yo veo una falta de doctrina en todos los demás) que de la imagen que han pretendido dar de combativos en lo cultural frente a la izquierda. Parece que no, que en lo cultural frente a la izquierda, al menos en estos dos temas: holocausto y homosexualidad, lo que hay es bajada de pantalones en toda regla. Otra cosa es que se les vote en las generales (en las europeas ya veremos) porque su líder lo merece y porque España no puede soportar un nuevo gobierno de la ultraizquierda de PSOE + Podemos + Separatistas + bilduetarras, y  “Salut Pública Suprema Lex est” (La salvación de la patria es la suprema ley), y no nos queda otra, como no le quedaba otra a la madre del juicio de Salomón que aceptar que su hijo se lo llevara la otra mujer para evitar que lo cortaran por la mitad con una espada.

También es justo reconocer que la parte de VOX que no nos gusta no es nada en comparación con lo que se nos viene encima sin VOX.

– Fernando Paz se ha retratado también,  y ha demostrado por un lado cierto grado de sacrificio o de generosidad de apartarse o dejarse apartar para no perjudicar el proyecto de VOX, pero por otro lado ha demostrado también que no ha aguantado la presión de la guerra psicológica que impone el enemigo, (a pesar de que en contra de lo que yo pensaba él admite y acepta la versión oficial de los campos de concentración alemanes), donde la calumnia y el linchamiento mediático (que es lo que como poco nos espera a todos y cada uno de nosotros que tome la decisión de ponerse de parte de España y de la Civilización Cristiana en esta guerra) y la cara dura elevada a π! (pí factorial) de las televisiones,  no tiene límites, porque hombre a mí me parece muy bien que tachen de “asesinos” a los alemanes si los aliados fueran o hubieran sido unos “santos” pero sin poner encima de la mesa los crímenes que los acusadores tienen sobre sus espaldas no me parece bien y con el historial que ellos tienen de holocaustos (incluido este holocausto judío donde los aliados tienen su parte de responsabilidad porque durante la guerra y sobre todo nada más terminada la guerra no se preocuparon lo más mínimo por esta pobre gente, y con sus acciones contribuyeron a agravar su sufrimiento), hay por un lado que tener jeta para acusar al contrario y por otro hay que ser tontos para dejarse influir por tal estrategia porque esto es como cuando la izquierda acusa de corrupción a la derecha,  obviamente la derecha es corrupta, -(que no es derecha sino izquierda disfrazada de derecha, porque condenar el Franquismo, nombrar a Carrillo con sus votos hijo predilecto de Gijón, bailar la conga la expresidenta de Madrid del PP Cristina Cifuentes con la alcaldesa de Podemos Manuela Carmena en el escenario el orgullo gay, o el otorgar el Gobierno del PP nada más ganar las elecciones de 2011 por mayoría absoluta el Collar de Isabel “La Católica” a Zapatero y a sus ministras mamarracho tal como está publicado en el BOE de 31 diciembre 2011,   o la actitud de Pio García Escudero posicionándose a favor del senador podemita por Valencia Carles Mulet y en contra del propio alcalde del PP de Pajares de  La Laguna en Salamanca, eso no es ser de derechas sino más bien ser de ultraizquierda aunque disfrazada o en funciones de Caballo de Troya)-,  pero hay que tener cara dura y hay que ser tontos para dejarse engañar por el discurso, que nunca es de buena fe sino siempre en fraude de ley, de la ultraizquierda, es decir que no pretende la lucha contra la corrupción, porque ellos son la corrupción personificada, sino desacreditar al contrario para engañar a los incautos y luego en el poder robar “pa asar una vaca”.

– Los medios de comunicación son otros que se han retratado (ellos y los poderes que están detrás y a los que tales medios sirven),  y se han retratado bien en su intolerancia, en su posicionamiento talibán y fanático, en su falta de democracia, en exigir a todo el mundo el pensamiento único, y en poner de manifiesto que España hoy por hoy no es una democracia sino una dictadura ultraizquierdista disfrazada de democracia (y el disfraz, en el Derecho español,  siempre ha sido una agravante). Esta vez el pensamiento ha sido tan único que hasta “es.Radio” de Jiménez Losantos se ha plegado y ha cerrado causa común con el Gorilato de la Sexta, con A3 y todos los demás (qué poder no tendrán los del holocausto y los del lobby homosexual, -valga la redundancia-, con lo cual para los que saben leer entre líneas el tiro les sale por la culata). Mientras en España no haya medios de comunicación veraces no habrá democracia, porque qué valor puede tener el voto de las personas si previo a este voto no se garantiza una información veraz que venga a conformar desde la veracidad y no desde la manipulación la opinión de esta persona que luego ejerce su derecho al voto. Si esta formación de su opinión se ha previamente manipulado con unos medios de comunicación que no son veraces, el voto no es libre, sino que nace falseado, porque viene determinado por esta falsificación y manipulación que ejercen los medios sobre los futuros votantes, y en consecuencia el voto será el resultado o la consecuencia de esta falsificación y manipulación. Por ello la anti-España lo primero que hace es asegurarse el monopolio de los medios de comunicación.

– Y se ha retratado la masa que como bobos se han dejado engañar por la jugada de la propaganda roja, que sólo ha calado en los desinformados, naturalmente, lo que ocurre es que los desinformados son mayoría absoluta, fuera y dentro de VOX, desgraciadamente, porque si a Fernando Paz se le quita de en medio para no perder votos VOX,   hay que concluir que el votante potencial de VOX está casi tan politizado a la izquierda como todos los demás, porque en caso contrario no sería necesario apartar a Fernando Paz para no perder esos  votos, máxime teniendo en cuenta que por lo visto Fernando Paz no es un historiador revisionista (como pueden ser otros como el británico David Irving) sino que acepta la versión de los campos de concentración de la propaganda oficial anti-alemana.

Parte I de III

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*